Evita estos hábitos que dañan tus dientes

evita cosas que estropearan tus dientes Pocas veces nos damos cuenta del daño que le podemos hacer a nuestro cuerpo y los hábitos dentales erróneos pueden ser la causa de grandes daños. Entre los problemas más comunes está el crecimiento de bacterias o manchas en los dientes, entre muchos otros. La salud bucal es un aspecto muy importante ya que puede afectar a otras partes del cuerpo. Los dentistas recomiendan evitar los siguientes hábitos dentales negativos:

No uses tus dientes para abrir objetos

Los dentistas reconocen que una de las causas más comunes de los dientes dañados es el uso que se les llega a dar para abrir objetos. Esto puede ocasionar que los dientes resulten astillados, que se aflojen o que se trocen. Estos problemas pueden terminar necesitando procedimientos muy caros y un tanto complicados.

Usa pasta dental en buen estado

Los mejores dentistas recomiendan que la pasta dental a usar sea realmente fresca para evitar que queden algunos residuos que dañen el esmalte dental. Se recomienda que la pasta dental sea reemplazada cada tres meses. Para evitar gastar demasiado puedes optar por comprar presentaciones pequeñas. Además se recomienda que el cepillado se realice con un cepillo de dientes que sea suave.

Disminuye o evita el uso de productos ácidos

A menos que se consulte al dentista y éste recomiende el uso de algún producto ácido para el cuidado bucal, es recomendable evitar todo tipo de ácidos. Esto incluye alimentos, tratamientos cosméticos o bebidas. Los alimentos ácidos suelen desgastar el esmalte natural de los dientes, provocando sensibilidad extrema, dolor y debilitamiento de las encías.

Los dentistas recomiendan que después de comer alimentos ácidos se espere al menos una hora antes de lavar los dientes, esto se debe a que el lavado con el ácido puede agravar el daño.

La importancia de visitar al dentista

Además de evitar los hábitos que ya mencionamos anteriormente, es importante que se visite constantemente al dentista. De esta manera, él podrá identificar si ya se presentó algún problema y aportará las medidas necesarias para corregir y evitar que el daño siga avanzando. Es importante que estas visitas se den al menos una vez al año.