Correr en montaña

 Si corres habitualmente en asfalto y has decidido pasarte a la montaña, hay una serie de cosas que debes tener en cuenta antes de iniciarte en esta modalidad. Te contamos cuáles:

1).-Poco a poco, no tengas prisa:  El correr en montaña exige mucho más que el correr en asfalto. Te encontrarás con suelos irregulares, pendientes, desniveles etc.. que te exigirán un esfuerzo mayor. Por eso los expertos recomiendan empezar a correr a una velocidad de aproximadamente un 80% de tu velocidad habitual en asfalto hasta que te habitúes a la nueva práctica. Olvídate por un tiempo del pulsómetro y céntrate en la técnica.

2).-Siempre acompañado: Si estás empezando a correr en montaña, es importante que salgas a correr en compañía de alguien que conozca el terreno. Además, incluye en tu mochila el móvil  (si tiene GPS mucho mejor).

3).-Técnica: El correr en montaña implica usar  tu musculatura de otra forma. Cada distancia, cada zancada que des es diferente a la anterior, algo muy distinto de lo que sucede en ciudad en la que los pasos y las zancadas son repetitivos y prácticamente idénticos. El equilibrio  es fundamental a la hora de correr en montaña, te irás acostumbrando poco a poco pero siempre es conveniente  que entrenes de forma específica el core antes de iniciarte en esta modalidad. También es importante que prepares y refuerces la musculatura de piernas y tobillos.

4).-Adelántate a los hechos: Es importante vigilar y ver el terreno que vas a pisar por lo que tu vista debe ir al menos 3 metros más allá de donde estás pisando.

5).-Cuestas y Descensos: Corriendo en montaña es más que probable que te encuentres cuestas de todo tipo. Recuerda que hasta los mejores corredores de montaña a veces necesitan parar y hacer andando algunas de estas cuestas, por lo que no tengas miedo a parar.

Con respecto a los descensos, no te dejes llevar “dejándote caer”, los descensos pueden ser peligrosos por lo que para evitar caídas mantente atento, necesitarás todos tus reflejos para descender. Afronta las bajadas con respeto pero sin miedo. El miedo te provocará inseguridad y eso perjudicará sin duda tu pisada a la hora de descender.r andando algunas de estas cuestas, por lo que no tengas miedo a parar.

6).-Equipo: Si acabas de empezar no inviertas aún en un equipamiento específico. Prueba primero con tu calzado de running habitual. Empezar una técnica nueva con calzado nuevo no es la mejor combinación. Cuando ya hayas probado y te sientas algo más seguro en montaña entonces sí es importante que consideres invertir en un calzado específico (con refuerzos, un mayor agarre, etc..),prendas  de trail y complementos indispensables como una mochila o riñonera.

¿Te atreves a probarlo? 

IMAGEN: Imágenes,Viajes y Palabras